La Aerotermia se consolida como alternativa más eficiente a la calefacción por Gasoil, Gas Natural o Propano. Este auge de la Aerotermia se está aplicando fundamentalmente en sistemas para calefacción, climatización y ACS.

Podemos definir la Aerotermia como la energía térmica que contiene el aire exterior que nos rodea. Esta energía térmica se extrae utilizando bombas de calor inverter de alta eficiencia que son las que transfieren esa energía a nuestra vivienda.

La Aerotermia se suele utilizar con suelo radiante, que también se puede hacer refrescante/atemperante con agua fría, radiadores, agua caliente sanitaria, etc.

De todas las características de ese sistema nos quedamos con las siguientes:

  • No precisa espacio de almacenamiento de combustible
  • Es una energía renovable poco contaminante que prácticamente no emite C02
  • Se puede utilizar de forma autónoma o combinar con los sistemas existentes en la vivienda donde se instale.
  • Es una energía limpia que no precisa chimeneas, no deja cenizas…
  • Sirve tanto para calefacción, climatización y ACS. También se puede utilizar para piscinas.

Donde debemos usar sistemas de Aerotermia, en prácticamente cualquier edificio, Aunque donde más lo aconsejamos es en viviendas unifamiliares. En estas viviendas, si además de la Aerotermia, instalamos un sistema de calefacción de baja temperatura como el suelo radiante, entonces podemos decir que tenemos una combinación óptima.

Para explicar el funcionamiento de la calefacción por Aerotermia de una manera sencilla, podemos decir que una unidad exterior capta el calor que tiene el aire. La unidad exterior está compuesta de un ventilador y un intercambiador. Gracias a un fluido refrigerante, el calor captado se trasmite hasta un generador que libera la energía necesaria para la calefacción. Este calor se transmite a la vivienda mediante emisores como radiadores, suelo radiante, fancoils, etc.

La Geotermia ligada a la Aerotermia. La climatización geotérmica es un sistema de climatización (calefacción y/o refrigeración) que utiliza la gran inercia térmica (temperatura constante, dependiendo de los diferentes lugares, desde 10 a 16 °C) del subsuelo poco profundo.

Si ligamos la Geotermia a la Aerotermia, preferiblemente en un sistema de calefacción por suelo radiante, conseguimos mediante una bomba de calor que es una máquina térmica que permite transferir energía en forma de calor de un ambiente a otro según se requiera. Su funcionamiento es muy similar a un aire acondicionado tradicional que funciona para frío o como calefacción. El subsuelo suele estar a un temperatura neutra durante todo el año (más fresco en verano que el aire y más templado en invierno), con lo que el rendimiento de la bomba de calor (Aerotermia) es muy alto, y si sumamos la eficiencia del equipo de Aerotermia y la temperatura que tiene el terreno, necesitamos mucho menos consumo para realizar la trasferencia de energía y obtenemos un sistema de gran eficiencia térmica.